Anhelo de invierno

Subyugado está el león

por la jaula que lo ampara.

Con rugida fuerza

liberarse de su yugo ansía,

deshacerse de esa pesada carga

que en el pasado ignoraba

y que hoy lo inmoviliza.

Busca el modo de destrozar el metal

cuyos colmillos no pueden atravesar

y cuyas garras siquiera pueden arañar.

Anhela el prometido desierto

de oasis vírgenes aun por descubrir

para el ojo inexperto, esa gran incógnita

que su corazón codicia revelar.

 

Y la lluvia cayó de nuevo,

con los últimos rayos en el horizonte,

que de rosa tiñeron los límites del cielo

escapando de las grisáceas nubes

que ocultaban el firmamento.

Y los vientos soplaron

con fuerza renovada, celebrando

la pronta llegada del invierno,

profetizando el nacimiento

del Príncipe escarlata.

Autor: Javier Oliveira Garrido

Repúblico y poeta existencialista, con conocimientos básicos de Derecho. Asociado al Movimiento Ciudadano hacia la República Constitucional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s