El origen de la moral

La moral es una necesidad colectiva para poder obtener frutos, que se manifiesta en la lealtad que se otorgan los individuos al relacionarse entre sí. La lealtad, a su vez, se funda en los buenos modales, el respeto y la confianza mutua. Antes de que surgiera el lenguaje hablado, cuando nuestros antepasados se comunicaban entre ellos sin mediación de las palabras, la lealtad ya impregnaba naturalmente el comportamiento de los individuos que, guiados por su instinto de conservación, buscaban la consecución de relaciones fructíferas y duraderas. La moral, por ende, tiene un origen anterior al nacimiento del habla y, por tanto, anterior a toda mitología.

En su origen mitológico, los dioses no eran seres morales, sino seres caprichosos que actuaban arbitrariamente según sus propios designios, situados más allá del bien y del mal. Los griegos comprendieron bien, en su mitología y su filosofía, que la moral surge del ser humano, no fuera de éste. Fue en una época posterior que se atribuyó un carácter moral a las palabras de un solo dios, como si toda ella surgiera exclusivamente de éste, y no de los propios individuos.

Autor: Javier Oliveira Garrido

Repúblico y poeta existencialista, con conocimientos básicos de Derecho. Asociado al Movimiento Ciudadano hacia la República Constitucional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s